Skip to content Skip to footer

El martes 6 de octubre, cuando se cumplen 425 años del ataque de Francis Drake a Gran Canaria, la página web de El Museo Canario ofrece el libre acceso al documental “Las alas verdes del dragón”. Se trata de un trabajo audiovisual que recoge la visión de numerosos expertos sobre la biografía de sir Francis Drake, héroe para unos, villano para otros, y que se centra especialmente en lo relativo a sus incursiones contra las islas de Gran Canaria, La Palma y La Gomera.

Paralelamente, El Museo Canario ha invitado a la comunidad educativa a participar en este relato a través de una ficha didáctica con la que los docentes pueden realizar actividades sobre esta temática, así como reflexionar sobre conceptos y habilidades transversales a partir de esta historia.

En el tablero del Atlántico Medio, el archipiélago canario ha jugado históricamente un papel relevante en las relaciones políticas y comerciales debido a su posición geográfica como nudo en las rutas de navegación. Por este mismo motivo, a lo largo de los siglos las islas fueron también escenario de numerosos ataques y escaramuzas de piratas y corsarios de diferentes orígenes.

Hace ahora 425 años, el 6 de octubre de 1595, amaneció con la silueta de una flota formada por veintisiete buques, con sir Francis Drake a bordo del Defiance, amenazando la costa de Las Palmas de Gran Canaria. El dragón esperaba, deteniendo el tiempo en sus manos, sometiendo a los habitantes al temor según el capricho de sus designios. La población civil, organizada en milicias, aunaba esfuerzos para defender la ciudad, consciente de que no podía permitir el desembarco de las tropas de una flota de tal dimensión.

Estos hechos, que culminaron con un resultado favorable a los isleños, quedaron recogidos en diversos documentos oficiales, en la obra de varios autores contemporáneos, como Bartolomé Cairasco de Figueroa o Lope de Vega, y en los estudios de historiadores posteriores, como Gregorio Chil y Naranjo, Agustín Millares Torres o Antonio Rumeu de Armas. De todo ello queda constancia en El Museo Canario, que alberga la memoria de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.