La actividad económica y los recursos naturales

volver a exposición permanente

Foto de la Sala 3 - La actividad económica y los recursos naturales

Agricultura, ganadería, pesca, marisqueo… fueron actividades productivas y depredadoras desarrolladas por la población prehistórica de Gran Canaria. Pero no todas tuvieron la misma importancia ni el control y el acceso a los medios de producción (tierras, ganados…) y a los productos obtenidos de su explotación fueron igualitarios. Partiendo de estos principios, esta sala pretende acercar al visitante a algunos de los aspectos que explican el modelo económico de los antiguos canarios.

Así, la agricultura constituyó la actividad de mayor trascendencia en la configuración del sistema económico de esta población. Los cereales fueron las plantas más cultivadas (trigo y muy especialmente cebada), a los que se sumarían las leguminosas (habas, lentejas y arvejas).
Entre el elenco de productos objeto de cultivo habría que incluir la higuera, cuyo fruto tuvo una importante participación en la dieta prehispánica.
Los graneros colectivos dan testimonio del destacado papel social y económico conferido a la agricultura, a juzgar por la amplia distribución y capacidad de almacenamiento de esos espacios. Generalmente se presentan a modo de grandes espacios excavados en la toba volcánica, en cuyos suelos y paredes se disponen silos en número y dimensiones variables. En la sala puede observarse una maqueta del granero de El Pósito, en Temisas (Agüimes), a través de la cual se ilustran algunas de las características propias de estos enclaves.


En este modelo económico de carácter agrícola tuvieron un papel trascendental dos actividades, la ganadería y la explotación de los recursos marinos, que proporcionaban los productos proteínicos necesarios para complementar una dieta esencialmente cerealista.


La cabaña ganadera estaba integrada por cabras, ovejas y cerdos. En el caso de los ovicápridos, que constituyeron el grueso de la manada, los estudios arqueológicos apuntan a una explotación en la que se primó la obtención de productos lácteos. Una vez sacrificado, el animal era aprovechado al máximo, tal y como trata de mostrarse a partir de la amplia industria desarrollada con hueso que se exhibe en una de las vitrinas (espátulas, punzones, etc.).


Junto a la ganadería, la pesca y el marisqueo fueron otras actividades trascendentales. Además de los restos óseos de peces recuperados en diversos yacimientos, se exponen algunos de los instrumentos empleados en su captura, como los anzuelos y posibles fragmentos de redes.


Los canarios desarrollaron también actividades de depredación terrestre, como la recolección de ciertos recursos vegetales (dátiles, mocanes…) o la captura de animales silvestres (lagartos y aves), si bien estas prácticas tuvieron un papel secundario con respecto a las demás actividades.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia en nuestro sitio Web. Si continúa usando nuestro sitio, consideramos que acepta el uso de cookies. Para saber más sobre las cookies que utiliza este sitio y cómo eliminarlas, consulte nuestro Aviso Legal.